Tras marcharse de Forks la vida de Nessie da un giro de 180 grados. Mientras su embarazo avanza los Vulturis planean esclavizar a la raza humana mediante un arma secreta y desconocida.


Sin embargo, Renesmee sólo será consciente de los peligros que corre cuando ya sea demasiado tarde. Lejos de Jake, aunque con un poco de ayuda, deberá aprender a valerse por si misma y a proteger lo que más ama en el mundo.





'Guardas en tus entrañas el día y la noche, el bien y el mal, la luz y la sombra...


Tú eres la portadora de la vida y la muerte'

¡¡¡¡¡¡ENTRAD AL FORO!!!!!!

Direcciones donde habéis publicado el fic

lunes, 30 de agosto de 2010

2.2 Miedo

¡Hola de nuevo a todas!

Muchas gracias por seguir aquí, por todos vuestros comentarios de apoyo y comprensión. Como sabéis estoy teniendo unos meses bastante ocupados entre una cosa y otra. La novela 'Aeternitas' ya está terminada y en proceso de corrección, y estoy terminando otra, esta vez de distinta temática, que espero presentar a un concurso.

Debido a esto y a mis estudios a penas tengo tiempo para nada, pero ahora que el curso vuelve a comenzar intentaré retomar 'Liberación', y aquí os traigo el capítulo 2.2.

Por último quería informaros de que he publicado en Amazon 'Dos tonos de Rojo' una de las primeras novelas que escribí entera, a los quince años. Aun no está a la venta, aunque dentro de unos días ya estará disponible. Si a alguien le interesa no tiene más que decírmelo, aunque seguramente publique la dirección aquí cuando disponga de ella.

De nuevo muchísimas gracias y un beso enorme a todas.



......


-Os dejaré un rato solos, para que os pongáis al día- Sonrió Aro con fingida amabilidad- No temas por tu seguridad, pequeña. No dejaremos que le pase nada a la criatura.
Aro desapareció detrás de sus súbditos mientras yo mantenía los ojos clavados en el neonato, que no parecía percatarse de dónde se encontraba.
-Andrew- susurré intentando moverme lo menos posible- ¿Sabes quién soy?
Él entreabrió los labios lentamente, pero no contestó. Decidí incorporarme con cuidado, acercándome un poco más a él, pero había algo en su cuerpo, o quizás en su alma, que me impulsaba hacia el otro lado de la celda.
-¿Acaso me temes?- Articuló mirándome por primera vez- ¿Crees que voy a hacerte daño?
No le contesté, porque inexplicablemente era eso lo que pensaba, tenía la total seguridad de que si me acercaba a él lo suficiente no sobreviviría para contarlo.
-Lo siento- suspiré finalmente apartando mis manos de él- Es solo que…
-Lo entiendo- sonrió- Eso es justamente lo que deseo.
De nuevo un enorme escalofrío me recorrió, y sin apenas pensarlo di tres pasos hacia atrás hasta sentarme en la cama.
-No lo entiendo- me pasé los dedos entre mi pelo- Yo confío en ti.
-Por supuesto- Cerró los ojos y se apoyó contra la puerta- Y eso lo hace todo más fácil.
Fue entonces cuando comprendí de dónde provenía mi pánico ante su presencia, él quería que me sintiera así, debía ser muy poderoso si ya sabía controlar de aquella manera sus poderes.
-Para… Por favor- le pedí intentando mantener la calma- ¿Por qué lo haces?
Andrew agachó la cabeza y se arrastró por la pared hasta quedar sentado en el suelo.
-Porque deseo matarte- musitó de manera casi inaudible.
Aquella respuesta me pilló de improviso.
Era demasiado extraño ver a mi amigo transformado en un ser sin corazón. A lo largo de mi vida había estado con más vampiros de los que era capaz de recordar, mis propios padres, mi familia, lo eran. Estaba más que acostumbrada. Sin embargo esta vez era completamente diferente; Observar a Andrew con aquellas enormes ojeras moradas, con unos ojos inyectados en sangre y profundamente inexpresivos… No poder escuchar su respiración ni notar los latidos de su corazón era algo tremendamente doloroso. Él no quería ser así, y todos los poros de su piel destilaban un desgarrador sentimiento de desolación.
-Es normal- Contesté finalmente- No debes preocuparte por eso, lo entiendo.
-No, Nessie- siguió en la misma posición- Te aseguro que no lo entiendes. No tienes ni idea de lo que se siente cuando te arrancan la vida de esta manera contra tu propia voluntad. Lo he perdido todo.
-Me tienes a mí- dije casi sin pensar- Yo estaré a tu lado, te ayudaré, verás como al final…
-¿Al final qué?-Su cuerpo empezó a temblar- ¿Me acostumbraré? ¿Aprenderé a vivir como lo que soy?
-Lo siento- repetí cerrando los ojos- No quería que pasara esto.
Pero aquello no era mi culpa, no entendía por qué Andrew me trataba de aquella manera, yo no había pedido que se aliara a los Vulturis, ni siquiera le había implorado que me dejara libre.
-Comprendo que estés enfadada conmigo, y sé que no tienes que pedirme perdón- Habló en el instante en que mis pensamientos se posaron en aquellas ideas- Yo decidí meterme en esto, no culpo a nadie más.
-¿Cómo…?- Le escruté con la mirada- ¿Acaso puedes escuchar mis pensamientos?
Rió con amargura.
-No te preocupes, no soy como Edward- Levantó la cabeza hacia mí- Pero tus emociones son tan claras como el agua.
-Así que lees mis emociones.
-Más bien siento tus emociones- comentó un poco más tranquilo- Y puedo cambiarlas como una facilidad pasmosa. Solo lo he conseguido con un par de miembros de la guardia de los Vulturis.
-¿Cuánto hace que despertaste?
-Apenas un día, pero los Vulturis se han encargado de exprimir mi cabeza lo suficiente.
Andrew había bajado la guardia, me di cuenta de que ya no sentía temor alguno ante su presencia, a pesar de que decía querer acabar conmigo parecía estar totalmente relajado, cansado más bien.
Me levanté de la cama rápidamente y me arrodillé ante él.
-No entiendo por qué te han puesto esas cadenas- una inexplicable ira recorrió mis venas al ver sus muñecas atrapadas bajo el metal- Podrías arrancártelas si quisieras.
-Gracias por tu fe en mi fuerza- intentó bromear aun sin volver la vista hacia mí- Pero están hechas de un metal extraño, ni siquiera he podido doblarlo.
Miré los grilletes con renovada curiosidad.
-Aun así no había razón para hacerlo- dije más para mí misma que para él- Este lugar está lleno de vampiros capaces de derribar a cualquiera en menos de un segundo.
Sin duda aquello era solo para hacerle sentir más inhumano. Típico de los Vulturis, mermar el autoestima de los demás hasta que solo quedara un profundo vacío.
-¿Me dejas intentarlo?-Andrew se volvió hacia mí con expresión interrogativa- No voy a dejar que te traten de esta manera, las cadenas ni siquiera están cogidas a ningún sitio, son puro…
-Adorno- terminó la frase- Me he dado cuenta.
-Deja que te las quite- le supliqué.
-No podrás hacerlo- volvió a mirar hacia el vacío- Y no deberías tener tanta confianza en mi autocontrol.
-No me harás nada- respondí, ahora con total seguridad- No soy como los humanos, no deseas mi sangre con esa intensidad.
-Tu bebé me pone enfermo- No lo dijo para insultarme, si no con tono neutro, informativo.
Sentí cómo la ira volvía a surgir ante sus palabras, pero conseguí reprimirla antes de que creciera.
-Puedo entenderlo- me limité a decir- Pero estoy segura de que lo soportarás.
Sin preguntar una segunda vez rodeé con mis manos el metal y ejercí una pequeña presión sobre él, sin duda era distinto a todos cuanto había tocado, pero no irrompible, me bastó apretar un poco más para darme cuenta de ello, pronto comenzó a formar pequeñas grietas hasta romperse.
-¿Cómo lo has hecho?- abrió los ojos como platos cogiendo uno de los trozos- Yo intenté… Creía que los neonatos éramos más fuertes que el resto.
- No tengo que decirte que yo pertenezco a una especie diferente.
Repetí el procedimiento con su otra mano y aparté los trozos con un manotazo hasta el otro lado de la habitación.
Andrew se frotó las muñecas con aire distraído.
-Sigues sintiendo lástima por mí- dijo al cabo de un par de minutos en los que ambos habíamos permanecido en silencio- ¿Tan triste te resulto?
-Sabes que no.
Me resultaba extraño verle tan… pasivo. Había perdido a su hermana, a su anterior vida… todo. Y en lugar de gritar y buscar venganza estaba sentando en el suelo de aquella mazmorra, sin apenas hablar.
-Entiendo que estés furioso conmigo, que te arrepientas de haberme ayudado.
-No hace falta que me des la charla, no tengo ganas de pensar en eso…
-Está bien- hice un amago de sonrisa que acabó en mueca- ¿Sabes dónde está Nahuel?
-No, y me alegro… He oído sus gritos y con eso me basta. No creo que verle resulte agradable.
Mi corazón se encogió ante aquellas palabras.
-¿Qué… Qué quieren hacer conmigo?- Susurré asustada- ¿Por qué me tienen aquí?
-Supongo que eso lo descubrirás dentro de poco.
Rocé su mano con suavidad.
-¿Estás con ellos o conmigo?- alcancé a preguntar.
-¿Crees que aquí encerrados tenemos alguna posibilidad de decidir con quién estamos?
-No- reconocí- Y supongo que eso significa que estás con ellos.
-Al igual que tú.
Instintivamente llevé las manos hacia mi vientre y lo acaricié. No me importaba lo que me ocurriera, era capaz de lidiar con cualquier cosa, pero temía por mi pequeño, y Jacob… No pasaría mucho tiempo hasta que se diera cuenta de que algo extraño ocurría, y el solo imaginar su reacción me hacía estremecer.

Decidí no volver a preguntar nada, dejarle un poco de espacio, porque a pesar de que en el exterior parecía relajado su interior debía ser un completo infierno, aun peor que el mío. Sin embargo tenía demasiadas preguntas en la cabeza como para limitarme a cerrar los ojos e intentar dormir. Los Vulturis querían utilizarme, me necesitaban tanto como para secuestrarme de manera totalmente rastrera.

¿Cuánto tiempo iba a permanecer allí encerrada? ¿Y qué me ocurriría después? Habría intentado luchar, escaparme, idear un plan para salir de allí de no haber sido por mi pánico a sufrir una transformación, o que alguno de mis movimientos o los de mi adversario dañaran a mi bebé en mitad de una pelea. Por lo que solo me quedaba esperar y rezar por que no me obligasen a hacer algo de lo que me arrepintiera toda mi vida. Y Jake… casi agradecía aquella llamada telefónica, aquello le alejaría de los problemas durante unos días.

8 comentarios:

Daniela dijo...

OMG

Publicaste!! No lo pude creer!!

Es que sencillamente soy adicta a tu blog, adicta a tus palabras, adicta el mundo de tus historias

Publica pronto sii??

Besos

Daniela dijo...

OMG

Publicaste!! No lo pude creer!!

Es que sencillamente soy adicta a tu blog, adicta a tus palabras, adicta el mundo de tus historias

Publica pronto sii??

Besos

Daniela dijo...

OMG

Publicaste!! No lo pude creer!!

Es que sencillamente soy adicta a tu blog, adicta a tus palabras, adicta el mundo de tus historias

Publica pronto sii??

Besos

Anónimo dijo...

diooxx super bueno al fin publikst yo stsb esperando dsd hace raaatoo esta buenisimo me encanto suige escribiendo xfavor...=)

Anónimo dijo...

WOW!!!!!
eres super genial!!.....
gracias por volver a publicar me moria de ganas de saber qe ocurria..............
me encanta esta historia .....

Angy dijo...

tu blog es genial.¿afiliemos,te sigo y me sigues? mi blog es en ingles pero ay traductor en el pagina. avisame y dejes el link de tu blog para encontrarte
http;//checktheseblueskiesout.blogspot.com

Mariana dijo...

No me lo puedo creer tenía meses entrando a tu blog sólo por costumbre xq siempre veía que no publicabas, pero no podía evitar entrar a ver si habías actualizado mil gracias el cap está increible y como siempre te luces, sigue escribiendo recuerda que siempre nos acordamos de ti y de tu trabajo

Anónimo dijo...

WAO ERES GENIAL HAS LOGRADO HACERME LEER PORK NO ME GUSTA MUCHO LA LECTURA PERO AKI HAY ECEPCION ME HAS VUELTO ADICTA Y TODOS LOS DIAS ENTRO A ESTE BLOG A VER QUE HAS SUBIDO PERO YA NO LO HACES TENGO MAS DE 8 MESES EN LO MISMO PORQUE YA NO LO CONTINUAS QUIERO DECIRTE QUE EN REALIDAD YO QUIERO QUE LO PUBLIQUES Y QUE SE HAGA LA PELICULA SI ES POSIBLE SERA LA MEJOR DEL ANO